El arte de la encuadernación en tapa dura contado en cinco claves

El resultado final de un libro bien hecho tiene mucho que ver con el ‘savoir faire’ de la encuadernación. Descubre por qué es todo un arte. El inabarcable universo de los libros en papel cuenta, en todas y cada una de sus facetas, con un denominador común: la pasión. No solo por el producto, sino por el proceso, de inicio a fin. Desde que el libro es solo una idea en el imaginario del escritor hasta que Grupo Gómez Aparicio la materializa en un objeto físico, el libro. Y es precisamente aquí donde entra en juego el proceso con el que culmina la confección de un tomo, la encuadernación.

Para muchos un arte totalmente desconocido, para otros, el motor propulsor de su negocio desde hace más de sesenta años. La casa que un día comenzó su andadura dedicada en exclusiva a la encuadernación, hoy en día ofrece a sus clientes un servicio integral sin precedentes. Descubre, de su mano, cómo son las entrañas de tu libro favorito, cuál es el proceso que lo ha hecho posible y qué hay detrás de cada una de sus páginas.

La verdadera presentación de un libro

El cartón, el papel, la tela o la piel son algunos de los materiales utilizados en este arte, además del hilo y la cola. Algo que conocen muy bien en Grupo Gómez Aparicio. Los mismos que tras más de sesenta años dedicados al saber hacer de la encuadernación de libros y revistas la entienden como la verdadera presentación de un libro. Es el resultado final de la historia que alguien decidió que merecía la pena conservar en papel.

La carta de presentación que invita a adentrarse entre sus páginas y dejarse seducir por la sucesión de letras. Y lo cierto es que si hay un referente en el área de la encuadernación es Grupo Gómez Aparicio. Solo ellos podrían contar con todos los acabados en una misma instalación, ofreciendo a sus clientes una producción más eficiente basada en la alta tecnología. Más de 8 cosedoras y siete plegadoras se suman a la especialidad de los acabados que ofrecen. El detalle es importante, forma parte de este ancestral proceso.

Sin tiempo y sin prisas: la técnica que aprecia el detalle como parte del proceso de creación

Encuadernar es una especie de obra de arte escondida, ya que lo que se vende es el resultado final, el libro, no la encuadernación. Este proceso ha de realizarse sin tener en cuenta el tiempo y las prisas, con mimo y destreza, apreciando todos y cada uno de los detalles. El desarrollo de la encuadernación en tapa dura está estrechamente relacionado con cinco claves importantes. ¿Sabes cuáles son? En primer lugar, se procede al plegado de las páginas; es decir, se doblan haciéndolas coincidir con el formato de un libro.

encuadernación en tapa dura

A continuación, llega el momento del alzado. Esta parte hacia la transformación final del libro tiene que ver con la organización y colocación de las páginas en el orden indicado. Posteriormente, la encuadernación propiamente dicha. Aquí podremos elegir entre la encuadernación cosida, se unen las páginas mediante hilo, o la encuadernación fresada, utilizando cola. Una vez unidas las páginas se redimensiona el tamaño de las mismas y se procede a cortarlas con el fin de que todas sean iguales. Por último, se colocaría la tapa o cubierta. Y voilà, tu libro ya es una realidad. ¿Alguna vez te habías parado a pensar en el proceso de creación de un ejemplar? Deja tu proyecto en las mejores manos, el resultado final merecerá la pena.

Deja un comentario